​¿Bajas el estándar de pareja porque tienes una lesión medular?

Posted by Gretchelle Dilan, Ph.D. in Life After Paralysis on September 15, 2022 # Español

man outsidePara muchos tener una lesión de la médula espinal ya es un golpe al ego. La estética propia como la conocíamos cambia. Las extremidades se deforman y encontrarse atractivo se convierte en una lucha diaria. Nos ataca al ego porque, además, nos pone dependientes y en muchos casos aceptando situaciones de pareja que jamás sin lesión hubiéramos aceptados. Así que, se nos pone la situación de la autoestima y el autoconcepto complicada, si ya la habíamos resuelto antes de la lesión medular ahora tendremos que edificar una desde cero y peor aun comparándonos con quienes éramos antes.

En el blog pasado hablamos de la infidelidad y entre sus temas hablábamos si había espacio para el perdón y poder seguir en la relación. En aquel momento fue un tema general que podíamos ver desde las diferentes situaciones de pareja, pero abordemos diferentes preguntas de situaciones de pareja que posiblemente pasamos las personas con lesiones medulares

  • ¿Qué pasaría si tu pareja te fuera infiel?
  • ¿Qué es lo que sigues negociando por tal de no estar solo?
  • ¿Qué tan completo te sientes a la hora de ser pareja?
  • ¿Tus valores de pareja, has tenido que minimizarlos para poder retener a alguien?
  • De haber hijos, que tan saludable se manejan las situaciones de crianza.

Ahora vamos a complicarlo más, ¿qué pasa si además tu pareja, con todas las situaciones de pareja que ya debes tener, también es tu cuidador? ¿Qué pasa si tu pareja también significa alguna ayuda económica? ¿Qué pasa si conseguiste alguna pareja y te dio la sensación de que volviste a la normalidad, pero tuviste que entregar la poca reserva emocional que quedaba para lograr mantener una relación donde no ibas a ser feliz?

No basta con la dependencia emocional y el apego del que no estamos exentos, sino que además tenemos que hacer otras matemáticas de dependencia que no tendríamos que hacer sino estuviéramos en esta situación médica. No es para nada una situación de llévate tus cosas o me mudo y no nos vemos más. Es una situación de conveniencia que, aunque fue basada en el amor en algún momento, ahora se convierte en una doble discapacidad, pues ya había algunas situaciones resueltas del diario que ahora hay que reorganizar. Es como escoger entre lo indigno y lo que mi salud necesita.

Entonces, ¿indiferente las preguntas y situaciones que mencionamos anteriormente, cuándo debemos renunciar a una relación?

  • Cuando no te quieren como pareja.
  • Cuando no te dan tu lugar.
  • Cuando no estás creciendo como persona.
  • Cuando tus valores se ven afectados y se volvió una relación indigna.

¿Qué podemos recomendar? No podemos controlar todo lo que pase en la relación, pero puede ser una buena idea hablar sobre estas situaciones antes de que sucedan. No para que nos de desconfianza o inseguridad sino para escuchar que piensa la otra parte de los escenarios. No queremos pasar nunca por problemas de pareja, pero en este caso al tener una lesión medular, la solución está en tener plan A, B, C y D pues nosotros no podemos improvisar.

Si estás en pareja o si estás conociendo personas, plantéate los escenarios y planifica los: ʺque pasaría si”. No tienes que vivir con miedo o con expectativas negativas, pero prepararse es una ganancia, no para generar estrés sino para estudiarte y crecer.

Gretchelle Dilán, PhD vive en Puerto Rico con una lesión de la médula espinal. Ella es una psicóloga industrial y es la escritora de los blogs en español para la Fundación Reeve. Suscríbete a nuestros blogs en español para informarte sobre temas de interés como el empleo, la salud mental, la investigación, las experiencias diarias y más. Visite www.ChristopherReeve.org/Blog y haga clic en el tag “español”.

The National Paralysis Resource Center website is supported by the Administration for Community Living (ACL), U.S. Department of Health and Human Services (HHS) as part of a financial assistance award totaling $8,700,000 with 100 percent funding by ACL/HHS. The contents are those of the author(s) and do not necessarily represent the official views of, nor an endorsement, by ACL/HHS, or the U.S. Government.