Consejos para las citas médicas durante la pandemia de la COVID-19

Posted by Reeve Staff in Life After Paralysis on April 26, 2020 # COVID-19, Español

Cuando uno vive con una discapacidad, las citas médicas son parte de la vida. Desafortunadamente, vivimos ahora en los tiempos del coronavirus, y salir de la casa para ir a las citas puede ser peligroso. Si tiene cuadriplejía, como yo, algunas citas médicas son necesarias, tales como para recargar la bomba de baclofeno. No hay forma de retrasar o cancelar una recarga para la bomba de baclofeno. Si no la recargo, puedo padecer síntomas de abstinencia o posiblemente morir. No voy a mentir y decir que no estaba preocupado por ir a un hospital durante la pandemia; si lo estaba. Al mismo tiempo, sabía que, si tomaba precauciones, estaría bien.

Llamé con una semana de antemano para chequear que el consultorio médico seguía realizando recargas de la bomba. Antes de mi cita, hice una lista de todas las precauciones necesarias antes, durante y después de la cita.

Antes de salir de casa, alguien me ayuda a ponerme una máscara. No quería correr el riesgo de no poder ponérmela una vez que llegará al hospital. Use la máscara durante todo el viaje al hospital. Al llegar a la mayoría de los hospitales verá un área de registración. En esa área, el personal del hospital me preguntó dónde estaba mi cita y tomó mi temperatura. Yo no tenía fiebre, así que me dieron un brazalete y me dijeron que trate de no tocar nada.

En la entrada al consultorio médico, use mi codo para empujar el abridor de la puerta automática. Cuando se abrió la puerta, la oficina parecía un pueblo fantasma; yo era el único en la sala de espera. Inmediatamente traté lo mejor que pude en desinfectar mi codo y manos otra vez. La enfermera en la recepción me dijo que no necesitaba registrarme, así que ni siquiera tuve que coger un lapicero que otras personas pudieron tocar. Un minuto después, otra enfermera me llevo al cuarto de examinación para obtener mi recarga. Ambas enfermeras usaban máscaras, lo que me hizo sentir mejor. Como cualquier otra cita médica, la enfermera tomó mi temperatura y chequeo mi presión arterial y pulso. La diferencia es que estaba usando guantes. Después de revisar mis signos vitales, la enfermera se fue. Espere unos cinco minutos para que mi enfermera practicante viniera a recargar mi bomba. Ella tenía una máscara y guantes también y procedió como de costumbre con la preparación de mi recarga.

Durante este tiempo, le pregunté acerca de cuestiones relacionadas con la discapacidad durante el coronavirus. Le pregunté si ofrecían la prueba del coronavirus en el centro. Me sentí aliviado al escuchar que podía recibir la prueba y tener los resultados en 45 minutos. Ella me dijo que si tenía alguno de los síntomas del coronavirus o si tenía contacto con alguien que tiene el coronavirus debía llamarla inmediatamente. Ella me dijo que me haría venir para recibir la prueba. Si salía positivo, ella inmediatamente hablaría con los doctores para determinar si debería ser admitido al hospital, ya que tengo cuadriplejía y capacidad pulmonar limitada. Algunos pensaran que escuchar eso da miedo, pero me sentí mejor sabiendo que actuarían de inmediato si tengo el coronavirus.

También le pregunte si estarían realizando pruebas de anticuerpos pronto. Ella no sabía, pero pensaba que lo harían si la FDA lo aprueba pronto. Le dije que me gustaría obtener esa prueba tan pronto como sea posible. Ella dijó que era una buena idea. Siento que soy responsable de mí mismo durante mi cita médica Voy a mandar correo electrónico periódicamente para averiguar cuando las pruebas de anticuerpos serán aprobadas.

Si tiene que ir a un consultorio o centro médico, le aliento que toma las siguientes precauciones:

  • Use una máscara o cubierta facial
  • Use guantes
  • Sea consciente de las superficies que toca
  • Evite tocar su cara
  • Pida a alguien que abra la puerta o use el codo para oprimir el abridor de puertas automático.
  • Lávese las manos y utilice desinfectante para manos
  • Mantenga una distancia de dos metros de otras personas en la sala de espera, pasillos, etc.
  • Lave todo los que uso y limpie su silla de ruedas al regresar a su casa
  • Si toma medicamentos diarios, recuerde pedir al doctor una prescripción para 90 días para cada uno de ellos.

Hice mis citas de seguimiento en la recepción. Le pedí a la enfermera que abra la puerta para que no tenga que usar mi codo para abrir la puerta. Al salir de la oficina, me limpie las manos con desinfectante inmediatamente. De ahí salí de la misma manera que llegué a través del área de registración. Me tomaron la temperatura nuevamente, un gesto que aprecie, y cortaron el brazalete. Vi una toallita desinfectante en la mesa y le pedí al recepcionista si podía por favor limpiar mi reposabrazos y la manija de la silla de ruedas. Tan pronto como llegué a casa, me cambié la camiseta. Rocié desinfectante en mis shorts y sobre toda la silla por si acaso.

Aunque mi cita fue bien, todavía pienso que, si la cita no es necesaria, no debe ir al hospital por ahora. Si tiene que ir, tome precauciones y estará bien. Por favor, tenga cuidado; nosotros pasaremos por esto y regresaremos a nuestras vidas pronto.