​La maldición de buscar propósito

Posted by Gretchelle Dilan, Ph.D. in Life After Paralysis on December 21, 2020 # Español

Si hay algo que nos han dicho repetidamente a los lesionados de la médula espinal es que todo tiene un propósito y aunque cada pensamiento varía, es justo gritar: ¡No es justo! Es que a mí nadie me preguntó si quería aprender sobre algo o si quería ser maestra para otros.

Ese “propósito” que para algunos es cuestionado diariamente, para otros ha sido el permiso de posicionarse en posición fetal permanentemente después de una tragedia. No es que el propósito como término general no esté ausente de nuestras vidas, o que debería estarlo, sino que pudiese ser utilizado para evitar el crecimiento basado en el pensamiento de que así tenía que ser. A menudo buscamos propósito en los lugares equivocados; un poder superior, el destino, un guión predeterminado para nuestra vida o alguna fuerza omnipotente del universo que sabe lo que es mejor para nosotros. Y si no es ninguno de los anteriores; ¿qué respuesta le darás a tu lesión medular? ¿Tengo un propósito o cierta suerte según el nivel de lesión? Unos podrían decir que han aprendido sobre la fragilidad y el valor de la vida, pero ¿cuántos años se necesita estar en una silla de ruedas para aprender sobre ese tema?

Entiendo que usamos la frase para ofrecer consuelo al dar significado a eventos que a menudo parecen no tener ninguna razón concebible. Pero es de locos creer que el único propósito de las lesiones, los fracasos, las pérdidas, las enfermedades y los diversos accidentes de la vida es enseñarnos alguna lección fatídica que hemos sido predestinados a aprender. Un negocio fallido, una enfermedad grave, un divorcio, la pérdida de un ser querido, los sueños frustrados, los desastres naturales, cada uno es insoportable a su manera única. A quienes le pasan cosas peores; ¿tenían que aprender más?

Entonces si el guión es mentira, qué opciones nos quedan. Simple, se trata de crear nuevas definiciones y significados, no de encontrar propósito. Podemos perder toda la vida aceptando la frase que todo pasa por un propósito o podemos aceptar que también la vida puede ser aleatoria y que solo estabas ahí, en el lugar de tu accidente. No somos dueños de las tragedias, somos dueños de lo que pasa después.

Hay una profunda sutileza en ese cambio del propósito al significado que va mucho más allá de la palabrería que parecen en estos casos hasta sinónimos. El significado habla del proceso más importante de ser responsables de cómo curamos y crecemos y, a su vez, cómo creamos valor que de alguna manera sobrevive al dolor. Quizás, como hacer un eclipse con tus propios significados para crear transición. Es difícil aceptar eso cuando estás en medio de un duelo por cualquier tipo de pérdida, ¿verdad? Por supuesto, pero es la perspectiva de crear significado lo que mejor nos guía a través de la pérdida. Dar sentido a un evento es un mundo aparte de encontrar un propósito para ello. El primero puede existir en ausencia total del segundo. Uno se aferra al pasado y el otro se enfoca en el futuro.

Si tienes una amiga que pierde un hijo en un accidente, ¿quieres ser tú quien le diga que pasó por un propósito? Ninguna razón podría justificar ese dolor para ella. Entonces porqué quieres ser tan duro contigo mismo exigiéndole a tu mente la tortura de que algo debes aprender. Hoy vemos muchos ejemplos en la comunidad de lesionados que han creado sus propias definiciones sin buscar la razón de porqué hoy usan una silla de ruedas y son definitivamente personas que ha trabajado mucho con su mente. Llenándolas de experiencias que ayudan a tomar la valiente decisión de crear significado a partir de algo que nunca tendrá, ni debería tener, una razón aceptable.

Sin embargo, no se equivoquen, crear significado requiere un trabajo pesado e infinitamente mucho más esfuerzo que aceptar que todo pasa por un propósito. Significa que no podemos cambiar algunos hechos, significa transformar la desesperación y el dolor en el control de trabajar con esas emociones día a día. Con la gran satisfacción de saber que no estabas siguiendo un guion, sino que lo estás valientemente escribiendo.

Gretchelle Dilán, PhD vive en Puerto Rico con una lesión de la médula espinal. Ella es una psicóloga industrial y es la escritora de los blogs en español para la Fundación Reeve. Suscríbete a nuestros blogs en español para informarte sobre temas de interés como el empleo, la salud mental, la investigación, las experiencias diarias y más. Visita www.ChristopherReeve.org/Blog y haz clic en el tag “Español”.

This project was supported, in part, by grant number 90PRRC0002, from the U.S. Administration for Community Living, Department of Health and Human Services, Washington, D.C. 20201. Grantees undertaking projects under government sponsorship are encouraged to express freely their findings and conclusions. Points of view or opinions do not, therefore, necessarily represent official Administration for Community Living policy.