​Se me escaparon dos lesiones por presión de mi esposo

Posted by Tanya Galaviz in Life After Paralysis on April 21, 2022 # Español

Las lesiones por presión en la piel son causadas por la presión constante en un punto del cuerpo cuando se está en una posición sin movimiento o mínimo movimiento. Las lesiones en la piel se pueden abrir y se convierten en llagas (úlceras) las cuales pueden dañar tejido, infectar y causar problemas graves a la persona que las desarrolle. Mi esposo desarrolló dos lesiones por presión; la primera de etapa 2 y la segunda de etapa 1. Aun con los cuidados y observaciones, se me escaparon esos dos puntos de presión, los cuales nos causaron preocupación.

Siempre atenta.

Constantemente observo el cuerpo de mi esposo, especialmente sus glúteos por el hecho de que está sentado en su silla de ruedas todo el tiempo, debido a su lesión medular espinal. Al terminar el día, me doy la tarea de observar si no hay puntos de presión. Como mi enfoque siempre es en los glúteos, eso causó que se me escaparan esas dos lesiones por presión.

Ejemplos de etapas de una lesión por presión.

  • La etapa o categoría 1, es cuando solo hay una lesión por presión enrojecida, la cual con tu dedo presionas y no se pone blanca al presionar. En esta, la temperatura es un poco más alta de lo normal de la piel alrededor.
  • La etapa o categoría 2, es cuando la piel ya se quebró hasta abrirse formando una úlcera la cual puede ser sensible y dolorosa, esta se puede extender a más capas de la piel.
  • La etapa o categoría 3, es cuando llega a un punto en que ha empeorado. Ya se ha extendido a más capas profundas de la piel, a este punto ya se puede ver grasa pero no músculos, huesos o tendones.
  • La etapa o categoría 4, es cuando la lesión por presión es muy avanzada y profunda, a este punto ya alcanzó los músculos y huesos. Es posible que se hayan dañado tejidos más profundos.

La primera lesión por presión de mi esposo.

A los pocos años de la lesión medular de mi esposo; él desarrolló una lesión por presión en el talón, fue en la parte trasera del talón. Recuerdo que revisaba su pie y me di cuenta de que su talón estaba muy rojo, un rojo intenso. Le comenté a mi esposo y observamos. Nos dimos cuenta de que era etapa 2. Mi esposo quitó un poco de la piel muerta, y definitivamente ya se había abierto la piel y se formó un pequeño cráter.

Sin acceso a un especialista de lesiones por presión.

Al no contar con un buen seguro médico en ese entonces; no teníamos acceso a especialistas en lesiones por presión abiertas y su tratamiento. Desesperados, nos encargamos de preguntar e investigar, ya que esto era totalmente nuevo para nosotros, solo teníamos el conocimiento básico para tratarlas; todo cambia cuando ya tienes una frente a ti.

Inmediatamente contactamos a nuestro círculo de amigos con lesión medular y a la comunidad. Uno de ellos nos regaló medicina para las lesiones abiertas (no recomiendo hacer esto sin antes ver a un especialista que te dé el medicamento adecuado a la persona). Entonces, me dediqué a curarle el talón a mi esposo, a limpiarle, agregar medicamento y quitarle presión de los talones elevando con unas almohadas. También, dejó de usar zapato en el pie izquierdo para quitar cualquier tipo presión en el talón. lesión por presión mejorará, estamos orgullosos de poder haber librado que se hubiese infectado, o que llegará a las siguientes etapas. Tuvimos mucha suerte.

Volvió a pasar

Hace unas semanas descubrí otra lesión por presión en mi esposo; esta vez en la planta alta del pie izquierdo. Con el frío del invierno mi esposo usa calcetines todo el tiempo; entonces, no tenía expuestas las plantas del pie siempre.

La manera que descubrí esa lesión por presión, fue cuando estando él en la cama, se quitó las calcetas justamente cuando yo entraba, dejando expuestas las plantas de los pies. Inmediatamente me acerqué. Si, era lo me imaginaba, una lesión por presión. Hice el chequeo con mi dedo presionando para ver si cambiaba a blanco, pero no pasó. Afortunadamente no estaba abierta, pero nos preocupamos y actuamos otra vez rápidamente.

Nos pusimos a pensar de cómo pudo haber pasado, ya que él quita presión; bajando y subiendo los pies con su brazo derecho (el brazo izquierdo está paralizado) de la placa donde descansan los pies en la silla de ruedas constantemente. Recordamos que esos días tenía más espasmos de lo normal. Los constantes espasmos nos alertaban de que había molestia en alguna parte de su cuerpo, pero no nos pasó por la cabeza que hubiese una lesión por presión en la planta del pie. El cuerpo es sabio, recomiendo que pongamos atención a todas las señales.

Me sentí responsable.

Es muy difícil no sentirse responsable cuando a tu pareja o familiar que estás cuidando, le pasa algo que se puede evitar.

En el caso de las lesiones por presión de mi esposo, me sentí mucho más responsable, ya que hay partes que por su lesión medular él no alcanza a revisar, y yo considero que es mi trabajo ayudar en eso. También, se que mi esposo es responsable de su cuerpo, y él también tiene responsabilidad de estar al pendiente y recordarme de checar partes donde él no puede.

Ser los ojos de los que cuidamos.

Hay puntos en el cuerpo que una persona con lesión medular espinal no puede revisar tan fácilmente, nuestra tarea como cuidadores es ser sus ojos en esas partes. Pero también es responsabilidad de ellos recordarnos.

Aun después de 13 años seguimos aprendiendo mi esposo y yo a coordinarnos. Es un trabajo de aprendizaje constante. Por mi parte, espero no se repitan los errores, seré más cautelosa y tendré en mi mente estas dos lesiones por presión que se me escaparon. Estoy segura de que mi esposo también aprendió de esto y me recordará revisarlo. Recordemos siempre, las lesiones por presión se pueden evitar, pero también se pueden escapar.

Tanya Galaviz es la esposa de Hobal, quien vive con una lesión de la médula espinal a nivel de T6 y es su cuidadora principal. Ella reside en California y es la fundadora de un grupo de apoyo para cuidadores latinos.

The National Paralysis Resource Center website is supported by the Administration for Community Living (ACL), U.S. Department of Health and Human Services (HHS) as part of a financial assistance award totaling $8,700,000 with 100 percent funding by ACL/HHS. The contents are those of the author(s) and do not necessarily represent the official views of, nor an endorsement, by ACL/HHS, or the U.S. Government.