Consejos para brindar cuidados compilados por nuestro equipo especialistas en información

A continuación, se presentan algunos consejos para brindar cuidados compilados por nuestro equipo de especialistas en información.

Cuide de usted mismo
La regla número uno para todo cuidador es que cuide de sí mismo. Brindar cuidados y al mismo tiempo conservar un trabajo, mantener una casa o criar hijos puede agotar a cualquiera. Una persona agotada o enferma es más propensa a tomar malas decisiones o a desahogar frustraciones de maneras inapropiadas.

Se sabe que el estrés contribuye a una variedad de problemas de salud. Cuanto más equilibrado mantenga su propio bienestar, mejorarán sus habilidades para lidiar con sus exigencias y su resistencia. Al cuidar de sí mismo, tendrá mayor capacidad, tanto física como emocionalmente, para brindarle cuidados a su ser querido.

Acérquese a otros cuidadores
Póngase en contacto con la comunidad de cuidadores. Comparta, aprenda y benefíciese con la sabiduría colectiva de la comunidad de cuidadores. Es importante que los cuidadores se conecten entre sí para ganar en fortaleza y para que sepan que no están solos.

Para muchas personas, el aislamiento que conlleva este trabajo se alivia asistiendo a reuniones de grupos de apoyo con otras personas en situaciones parecidas. Los grupos de apoyo brindan apoyo emocional y sugerencias para brindar cuidados, así como información sobre recursos comunitarios.

Los grupos de apoyo en línea pueden ser de mucha ayuda. La Fundación Reeve mantiene foros comunitarios activos sobre todas las cuestiones relacionadas con brindar cuidados.

La terapia o la orientación psicológica también puede facilitar una mejor capacidad para resolver problemas. La orientación psicológica puede ayudarle a lidiar con sentimientos de ira, frustración, culpa y pérdida, o con las exigencias personales, laborales y familiares simultáneas.

Manténgase informado
Aprenda tanto como pueda sobre la afección de su ser querido. Manténgase informado sobre cuestiones médicas y el modo en que la enfermedad o discapacidad puede afectar a una persona física, psicológica, conductualmente, etc. Usted es un miembro importante del equipo de cuidados de la salud de su ser querido.

Descargue o solicite una copia de la Guía de recursos sobre la parálisis. La Guía le hará recorrer diversos temas importantes, como las causas primarias de parálisis, y lo ayudará a examinar su mundo cambiante. Si tiene preguntas, consulte con nuestros especialistas en información, que están disponibles para proporcionar información y darle indicaciones para acceder a servicios locales.

La investigación en Internet es otra herramienta poderosa para aprender sobre las bases médicas de la discapacidad.

Los doctores y otros profesionales de la salud le pueden ayudar a entender cómo podría cambiar la condición de un ser querido y cómo esos cambios podrían afectar las exigencias sobre el cuidador.

Programe tiempo libre
Aproveche las oportunidades los servicios de cuidado de relevo. Renuévese y haga una pausa ocasional a sus obligaciones diarias. Una vacación prolongada tal vez sea poco realista, pero es esencial que los cuidadores programen tiempo libre. Puede ser una salida breve, un tiempo en silencio en casa, una película con un amigo, etc.

Para alejarse, es posible que el cuidador necesite cuidado de relevo/asistencia de otras personas. Acérquese a nuestros especialistas en información para informarse sobre algunas conexiones posibles que le ayuden a conseguir una pausa.

Hágase oír y sea un defensor
Sea un defensor. Tenga presente que quizá usted es la única persona equipada para hacerse oír en nombre de su ser querido o para hacer preguntas difíciles.

Prepare la historia clínica de su ser querido y llévela consigo a las citas. Prevea el futuro lo mejor que pueda. La planificación financiera y legal son consideraciones importantes. Cuestiones como el financiamiento del cuidado a largo plazo, la protección de activos, la obtención de poderes para la toma de decisiones por terceros y otros asuntos suelen requerir atención.

Haga una cita con un abogado versado en planificación testamentaria, validación testamentaria y, si es posible, planificación de beneficios públicos. Entre otras áreas que a menudo requieren de planificación está la coordinación entre los servicios comunitarios y los amigos y familiares involucrados.

Las decisiones relativas a la colocación en un asilo u otras opciones de cuidados pueden a menudo facilitarse con la ayuda de un profesional familiarizado con deterioros cerebrales, suministro de cuidados y recursos comunitarios. En algunos casos es necesario tomar decisiones del final de la vida en relación con su ser querido.

Examine los seguros
Trate de comprender lo mejor que pueda cómo funciona el sistema para los seguros, el Seguro Social y otros medios de asistencia pública. Hay expertos en los organismos públicos que pueden prestar ayuda y prepárese investigando temas con antelación.

Pida ayuda
Muchos cuidadores están tan acostumbrados a brindar ayuda y hacerse cargo de las necesidades ajenas que no saben pedir ayuda para sí mismos. Su familia es su recurso principal. Los cónyuges, hermanos, hijos y otros parientes pueden hacer mucho para aliviar el peso de brindar cuidados. Indíqueles qué pueden y deben hacer.

Acuda a su lugar de oración para pedir ayuda y orientación. Informe a su guía religioso sobre su situación. Aliente a los amigos y vecinos de su ser querido a brindar todo el consuelo que puedan. Si debe contratar a un asistente se presentarán varias guías de buenos recursos abajo.

Infórmese lo más que pueda sobre las herramientas y los equipos adaptativos. Es esencial que los cuidadores estén al tanto de los productos y servicios para el cuidado en la casa que podrían facilitar su trabajo.

Empodere a su ser querido
A medida que vaya asimilando su papel de cuidador, es posible que se encuentre tomando decisiones por personas que antes tomaban decisiones por usted. A veces parece un milagro equilibrar las necesidades que compiten para el control. Pero es importante respetar el derecho a tomar decisiones de la persona a quien se está cuidando.

Las elecciones son buenas: al decidir cosas, sentimos que tenemos control sobre nuestras vidas. Permita que su ser querido tome todas las decisiones que sea posible, desde la comida del menú hasta su vestimenta diaria y los programas de televisión.

Empodérese usted mismo
Gane confianza en sus habilidades y siéntase orgulloso de sus logros. Es más fácil decirlo que hacerlo. ¿Cómo defenderse, cuidarse y encontrar un punto de equilibrio entre las necesidades propias y las de sus seres queridos?

La Red de Acción de Cuidadores ofrece los siguientes principios de empoderamiento para los cuidadores:

Elija hacerse cargo de su vida. No deje que la enfermedad o discapacidad de su ser querido ocupe siempre el centro de la escena. Solemos tener que brindar cuidados debido a un hecho inesperado, pero en algún punto del camino es necesario tomar distancia y afirmar conscientemente, "Elijo asumir este papel de cuidador". La decisión ayudará mucho a eliminar la sensación de ser víctima de las circunstancias.

Respétese, valórese y quiérase a sí mismo. Está haciendo un trabajo durísimo y merece tener un poco de tiempo de calidad, solo para usted. Cuidarse no es un lujo. Es una necesidad. Dé un paso atrás y reconozca lo extraordinario que usted es. Recuerde: su propia buena salud es el mejor regalo que le puede brindar a su ser querido.

Busque, acepte y, a veces, exija ayuda. No se avergüence de pedir ayuda. Cuando otras personas ofrezcan ayuda, acéptela y sugiera cosas específicas que pueden hacer. Brindar cuidados, sobre todo en los niveles más intensos, es sin duda un trabajo para más de una persona. Pedir ayuda es una señal de fortaleza y es reconocer sus capacidades y limitaciones.

Defiéndase para ser tomado en cuenta. Defienda sus derechos como cuidador y como ciudadano. Reconozca que brindar cuidados forma parte de ser padre/madre, hijo/hija, esposo/esposa. Respete su papel de cuidador y reclame sus bien merecidos derechos y reconocimiento. Sea su propio defensor, dentro de su entorno inmediato de cuidador y fuera de él.

​Recursos y apoyo para los cuidadores

AARP ofrece un centro de recursos para los cuidadores. Incluye asuntos legales, cuidados a larga distancia, problemas relacionados con el final de la vida.

Asistentes de cuidado personal: Cómo encontrar, contratar y conservar asistentes. Información del Hospital Craig

El Siguiente Paso en Cuidados (The Next Step in Care). Guía para Todos los Cuidadores Familiares

Nursing Home Compare, patrocinado por Medicare ofrece información sobre el desempeño previo de la mayoría de los hogares para ancianos en los EE. UU.

Red de Acción para el Cuidador (Caregiver Action Network) educa, apoya y empodera a las familias que cuidan a seres queridos con una enfermedad crónica, ancianos o con una discapacidad.

Descargue la Guía de recursos sobre parálisis de la Reeve Foundation
Estamos aquí para ayudarle

Nuestro equipo de especialistas en información puede responder a consultas y proporcionar información en más de 170 idiomas.

Llame al 800-539-7309

(Llamadas internacionales al 973-467-8270)

de lunes a viernes de 9:00 a 17:00 hora del este o envíe una consulta.