Actor, director y activista

Fotografía por Timothy Greenfield-Sanders

Actor, director y activista son sólo algunas de las palabras usadas para describir a Christopher Reeve. Desde su primera actuación en el Festival de Teatro de Williamstown, Christopher, de 15 años, estableció una reputación como uno de los actores más importantes del país.

Sin embargo, desde su accidente en una competencia ecuestre en 1995, Christopher no solo ha puesto una cara a la lesión de la médula espinal, pero también motivó a neurocientíficos de todo el mundo a conquistar las enfermedades más complejas del cerebro y el sistema nervioso central.

Carrera de actor

Después de graduarse de la Universidad de Cornell en 1974, Christopher siguió su sueño de actuar, estudiando en Julliard bajo el legendario John Houseman.

Hizo su debut en Broadway conKatharine Hepburn en Cuestión de gravedad en 1976 y luego pasó a distinguirse en una variedad de escenarios, pantallas de televisión y papeles con pasión.

Sus créditos cinematográficos incluyen: Superman en 1978 y sus secuelas, Deathtrap, Somewhere in Time, The Bostonians, Street Smart, Speechless, Noises Off, Above Suspicion y The Remains of the Day, nominada al Oscar. Sus créditos teatrales incluyen: The Marriage of Figaro, Fifth of July, My Life, Summer and Smoke, Love Letters y The Aspern Papers.

Christopher hizo su debut como director con In the Gloaming en HBO en abril de 1997. La película fue recibida con excelentes críticas, fue nominada para cinco premios Emmy y ganó seis Premios Cable ACE, incluyendo el de Mejor Director y Mejor Especial Dramático.

Su autobiografía, Still Me (Todavía yo), fue publicada por Random House en abril de 1998 y estuvo asombrosamente 11 semanas en la lista de superventas del New York Times. Cristopher ganó un Grammy para Mejor Álbum de Palabra Hablada en febrero de 1999 por su grabación de audio para Still Me.

En su primer papel titular tras su parálisis, Christopher protagonizó una versión actualizada del clásico thriller Rear Window de Hitchcock, por la cual fue nominado para un Golden Globe Award y ganó el premio del Gremio de Actores de Cine de Mejor Actor en una Película para Televisión o Miniserie. También fue el productor ejecutivo de la película.

Christopher continuó su labor como director en la televisión y cine, así como su servicio de asesoramiento de artes como miembro de la junta del Festival de Teatro de Williamstown. A principios de 2001, él comenzó a combinar su trabajo de director con su activismo. Christopher dirigió cuatro comerciales protagonizados por Ray Romano, Randy Newman, Toni Morrison y él mismo para Johnson & Johnson que se enfocaron en ayudar a los padres a hablar con sus hijos. El mismo año él grabó un anuncio para la Cruz Roja Americana que celebra el voluntarismo.

Presidente de la Fundación Christopher Reeve

En 1999, Christopher fue designado como presidente de la Junta Directiva de la Fundación de Christopher Reeve, que posteriormente se convirtió en la Fundación de Christopher & Dana Reeve, tras el fallecimiento de su esposa.

La Fundación de Christopher & Dana Reeve se dedica a la cura de la lesión de la médula espinal al patrocinar investigación innovadora y a mejorar la calidad de vida de las personas que viven con parálisis mediante subvenciones, información y defensa.

Bajo su liderazgo, la Fundación Reeve se convirtió en la fundación líder de la investigación sobre la médula espinal, financiando algunos de los primeros descubrimientos de la ciencia básica y desacreditando los viejos dogmas que la médula espinal no puede ser reparada.

Como vicepresidente de la Organización Nacional sobre la Discapacidad (NOD, por sus siglas en inglés), Christopher trabajó en numerosas cuestiones sobre la calidad de vida de la comunidad de personas con discapacidad. En colaboración con el Senador Jim Jeffords de Vermont, él ayudó a pasar el Work Incentives Improvement Act (Ley del Boleto para el Mejoramiento de los Incentivos para el Trabajo) de 1999, que permite a las personas con discapacidad volver a trabajar y todavía recibir beneficios por discapacidad.

Christopher sirvió en la Junta de Directores deWorld T.E.A.M. Sports, un grupo que organiza y patrocina eventos deportivos desafiantes para los atletas con discapacidades; TechHealth, una compañía privada que asesora la relación entre pacientes y sus compañías de seguro; y LIFE (Líderes Promoviendo la Educación), una organización caritativa que apoya la educación y oportunidades para la población desatendida.

Defensor

Además de su trabajo en la Fundación Reeve, los esfuerzos de defensa por parte de Christopher incluyeron:

  • Creó interés político en favor de los Institutos Nacionales de Salud (NIH, por sus siglas en inglés) para aumentar su presupuesto al doble en cinco años. En parte debido a su liderazgo, el presupuesto de NIH creció de $12 mil millones de dólares en 1998 a cerca de $27.2 mil millones de dólares en el año fiscal 2003.
  • Declaró ante el Subcomité de Asignaciones del Senado sobre Trabajo, Salud y Servicios Humanos, Educación y agencias relacionados en favor de la investigación con células madres financiadas por el gobierno federal.
  • Proporcionó apoyo crucial y decisivo para el paso de la Ley para la Investigación de la Médula Espinal del Estados de Nueva York (7287C). Esta legislación histórica pone a su disposición $8.5 millones de dólares anuales en fondos recaudados por las violaciones a las leyes automovilísticas para ser apropiadas entre los centros de investigación principales en Nueva York. Reeve también estuvo involucrado en los esfuerzos de cabildeo para proyectos similares en Nueva Jersey, Virginia, Kentucky, y California.
  • Trabajó incansablemente para obtener fondos adicionales del sector público y privado para la cura de la enfermedad de Parkinson, Alzheimer, esclerosis múltiple, esclerosis lateral amiotrófica, accidente cerebrovascular, así como la reparación de la médula espinal dañada.
  • Ayudó a establecer el Centro de Investigación Reeve-Irvine en la Escuela de Medicina en UCI. El centro apoya el estudio del traumatismo y enfermedades de la médula espinal, con un énfasis en el desarrollo de las terapias para promover la recuperación y la reparación de la función neurológica.

Un héroe para muchas causas

La participación de Christopher en la comunidad y la política comenzó antes de su lesión medular. En el transcurso de muchos años, él fue el portavoz nacional en nombre de las artes, la reforma de la financiación de campañas y el medio ambiente.

Uno de los fundadores y copresidente de la Coalición Creativa, Christopher ayudó a crear el reciclaje en la ciudad de Nueva York y persuadió a la legislatura del estado a destinar un billón de dólares para proteger el abastecimiento de agua de la ciudad.

Desde 1976, participó activamente en Amnistía Internacional, el Consejo para la Defensa de los Recursos Naturales, la Fuerza Aérea del Medio Ambiente y los grupos Save the Children y America's Watch. En 1987, demostró en Santiago de Chile, en nombre de los 77 actores amenazados con ser ejecutados por el régimen de Pinochet. Por esta acción, Christopher recibió el premio especial Obie en 1988 y el premio anual de la Fundación para los derechos humanos de Walter Briehl.

Su segundo libro, Nothing is Impossible: Reflections on a New Life (Nada es imposible: Reflexiones sobre una nueva vida), fue publicada por Random House en septiembre de 2002. La grabación de audio de Nothing is Impossible obtuvo la segunda nominación al Grammy para el Mejor Álbum de Palabra Hablada para Christopher.

Al mismo tiempo, un documental sobre su camino a la recuperación y defensa de políticas llamada Christopher Reeve: Courageous Steps (Los pasos intrépidos de Christopher Reeve) se emitió en el canal estadounidense de ABC. El documental fue dirigido por el hijo mayor de Reeve, Matthew, y ha sido distribuido por todo el mundo.

En septiembre de 2003, Christopher fue galardonado con el premio María Woodard Lasker por Servicio Público en Apoyo de la Investigación Médica y las Ciencias de la Salud de la Fundación Lasker. Christopher fue reconocido por su defensa reveladora, constante y heroica de la investigación médica en general, y de las personas con discapacidades en particular. Un jurado de académicos y científicos lo eligió para esta distinción.

En agosto de 2004, Christopher dirigió su último proyecto, The Brooke Ellison Story (La Historia de Brooke Ellison). Esta película para televisión por cable de A&E, la cual se transmitió el 25 de octubre de 2004, se basó en el libro Miracles Happen: One Mother, One Daughter, One Journey (Los milagros ocurren: Una madre, una hija, un viaje). Brooke Ellison, que vivió con cuadriplejía desde los 11 años, dominó su discapacidad y se graduó en la Universidad de Harvard gracias a su determinación y el apoyo de su familia. La película está protagonizada por Mary Elizabeth Mastrantonio, Lacey Chabert y John Slattery.

Christopher Reeve falleció el 10 de octubre de 2004, de insuficiencia cardíaca. Tenía 52 años. Christopher es sobrevivido por sus hijos Matthew, Alexandra y Will, los que están activamente involucrados en la Fundación de Christopher & Dana Reeve.

Descargue la Guía de recursos sobre parálisis de la Reeve Foundation
Estamos aquí para ayudarle

Nuestro equipo de especialistas en información puede responder a consultas y proporcionar información en más de 170 idiomas.

Llame al 800-539-7309

(Llamadas internacionales al 973-467-8270)

de lunes a viernes de 9:00 a 17:00 hora del este o envíe una consulta.