Ejercicio físico

El ejercicio es bueno para todos, independientemente de la discapacidad, o el nivel de la lesión medular y las capacidades funcionales definitivas. Algunas personas practican ejercicios para perder peso o mejorar su apariencia fisica. Otras lo hacen para ser más fuertes, para mejorar la resistencia y la energía, para ayudar a mantener las articulaciones flojas y flexibles, para reducir la tensión, para tener un sueño más reparador o simplemente porque las hace sentirse mejor. Sea lo que fuere que motiva el ejercicio, es una buena razón.

Hay una epidemia de obesidad en los Estados Unidos. Lamentablemente, las personas con discapacidades tienen mayor tendencia a tener exceso de peso, debido a la combinación del cambio de metabolismo con una menor masa muscular, junto con un nivel de inactividad mayor.

Existen motivos convincentes para eliminar el sobrepeso. Las investigaciones muestran que las personas en silla de ruedas tienen riesgo de sufrir dolor de espalda, deterioro de las articulaciones, incluso desgarros del manguito rotador, debido a la cantidad de tensión que exigen a sus brazos. Las personas con cuadriplejia también tienen dolor en los hombros. Cuanto más peso haya que empujar, mayor será la tensión sobre el hombro. Además, existe el riesgo que enfrenta la piel: a medida que la persona sube de peso, se desarrollan pliegues en la piel que retienen la humedad, aumentando significativamente el riesgo de que se produzcan agrietamientos en la piel.

Nunca es demasiado tarde para comenzar un programa de ejercicio físico. De acuerdo con el Consejo sobre Ejercicio Físico y Deportes del Presidente, las personas con discapacidades tienen menos probabilidades de participar en actividades físicas moderadas regulares que las personas sin discapacidades; de todas maneras, tienen necesidades similares de promover la salud y evitar enfermedades innecesarias. Los siguientes son datos adicionales sobre el ejercicio físico:

  • No es necesario que la actividad física sea agotadora para lograr beneficios en la salud. Se pueden obtener importantes beneficios en la salud con una cantidad moderada de actividad física, preferiblemente a diario. La misma cantidad moderada de actividad se puede obtener en sesiones más prolongadas de actividades moderadamente intensas (como 30 a 40 minutos de moverse accionando una silla de ruedas) o en sesiones más breves de actividad más exigente (como 20 minutos de baloncesto en silla de ruedas).
  • Se pueden obtener mayores beneficios de salud con mayor cantidad de actividad física. Las personas que pueden mantener una rutina regular de actividad física de mayor duración o de mayor intensidad probablemente obtengan mayor beneficio.
  • Las personas que antes eran sedentarias y comienzan programas de actividad física deben comenzar con intervalos breves de actividad (5 a 10 minutos) y aumentar gradualmente hasta el nivel de actividad deseado.
  • Las personas con discapacidades deben consultar primero con un médico antes de comenzar un programa de actividad física al cual no están acostumbradas.

Fuente: Consejo sobre Ejercicio Físico y Deportes del Presidente (The President’s Council on Physical Fitness and Sports), hospital Craig

Descargue la Guía de recursos sobre parálisis de la Reeve Foundation
Estamos aquí para ayudarle

Nuestro equipo de especialistas en información puede responder a consultas y proporcionar información en más de 170 idiomas.

Llame al 800-539-7309

(Llamadas internacionales al 973-467-8270)

de lunes a viernes de 9:00 a 17:00 hora del este o envíe una consulta.